viernes, 29 de octubre de 2010

Mi pierna, la cabra y el ángel de la guarda

Este mes he vuelto a la niñez. Me han regalado la foto de la escultura de un ángel de la guarda, rodeado de niños, que se colocó en un colegio de Madrid, y he estado buscando su ayuda en varias ocasiones, siguiendo la sugerencia que daba el Padre en su carta del mes de octubre. Aparcamientos, citas que se retrasan y lo más llamativo ha sido una pierna que se resiste a andar. El domingo pasado subí a La Morcuera, con la ilusión de hacer la mitad de la Cuerda Larga. Un desnivel de no más de 500 metros y un paisaje fantástico. Iba con Cristina, otra numeraria de mi centro, farmacéutica, que corre como un gamo. Lo mío, en cambio, es la resistencia. El rato de arriba fue fantástico: la Najarra, Bailanderos, Asómate de Hoyos y una Cabeza de Hierro... un día despejado, abundantes cabras, poco viento... no se puede pedir más.
Tenía miedo a la bajada, porque las últimas veces, una pierna me ha dado problemas, así que al empezar y después de dos pasos duros, la pierna izquierda comenzó a quejarse. Me encaré al Ángel de la Guarda y le dije, "no me dejes así, que me queda toda la cuesta". El dolor se cortó de repente y pude bajar sin problemas. Di las gracias a mi ángel sinceramente. Y sin quitarle mérito, tengo que aclarar que mi ángel se parece a las ETT, porque solo te ofrece una ayuda temporal y en casa me comenzó a doler de nuevo. Pero su colaboración fue oportuna. Todavía estoy lejos de ser "la coja de Calanda"...

jueves, 7 de octubre de 2010

Aniversarios importantes


Hoy hace años pedí la admisión en el Opus Dei. Ser numeraria es algo importante en mí vida, aunque en realidad, lo que me define plenamente y desde mucho antes, es ser hija de Dios, o sea, ser cristiana. También me define -eso creo yo- mi profesión, que siempre he considerado parte de mi vocación divina, porque Dios me llamó y me impulsó a responder cuando ya estaba metida en este ámbito de la Comunicación.
Si hablo de aniversarios, pronto celebraré otro importante: en dos entradas más estaré en la número 300 del blog Numeraria del Opus Dei... Nunca pensé que durara tanto esta fiebre (la del blog, claro, no la de numeraria, que espero que dure toda la vida) . Ya se ve que, como a Altea, me va lo de morir con las botas puestas... Y hablando de botas, esto es de lo mejor que he encontrado en los últimos días en el universo digital... 140 dólares USA (!) las botas, que las ovejas no están en venta...