martes, 30 de marzo de 2010

Homenaje a Benedicto XVI


Unos estudiantes han preparado este vídeo con la técnica del stop motion. No es una obra de arte, pero es ingenioso y sobre todo es un homenaje lleno de cariño al Papa. Dura 5 minutos, os animo a verlo. Lo que más me gusta son las declaraciones de los no católicos. A veces tienen que recordarnos lo que debería ser tan evidente!!!!

domingo, 21 de marzo de 2010

Semana Santa en Roma: Univ 2010

Ayer me enteré de que este año, en el Congreso Univ participará Joseph Pearce, el autor de Escritores conversos. El tema de este año es "¿Puede el cristianismo inspirar una cultura global?" y, claro Pearce, tiene algo que decir después de haber estudiado la vida y la obra de Chesterton, C.S. Lewis, J.R.R. Tolkien y Oscar Wilde y otros muchos artistas y escritores que llegaron al Catolicismo. Justo en enero, repasaba yo algunas páginas de su libro durante mi retiro. Aunque la documentación era abundante, de fondo siempre encontré lo mismo en los autores que Pearce destaca: un sentido profundo de búsqueda y también mucho talento creativo. Me encantaría estar allí, participar en el Congreso con personas de todo el mundo -un auténtico espectáculo- y, sobre todo, acompañar al Papa esta Semana Santa en Roma. El congreso empezó precisamente así, hace ahora 41 años, con el impulso de San Josemaría y el trabajo de unos cuantos profesores que animaron a sus alumnos a participar. Estos días es muy fácil pensar en Benedicto XVI y rezar por él un poco más. Espero que los que vayan a Roma sepan hacerle ver el apoyo y el cariño de tantos otros que nos quedamos en nuestros puestos.

jueves, 11 de marzo de 2010

Los premios Nobel de Monkole



Anoche estuve en una cena y se hablo de las iniciativas que una fundación española financia en Congo. Entre otros proyectos, explicaron la tercera fase de Monkole. Es un hospital que se puso en marcha en Kinshasa con la ayuda de muchas personas, algunas del Opus Dei. Hace un par de años coincidí con uno de los médicos que trabaja allí y que estuvo en Madrid buscando ayudas. Es un congoleño que estudió Medicina en Milán y decidió volver a su tierra para apoyar el centro médico. Nos hizo entender que para él era más cómodo quedarse en Europa, donde su trabajo tenía un reconocimiento, contaba con muchos medios materiales y no tenía que estar pendiente de las ayudas... pero Congo era su tierra y tenía que sacarla adelante.
Meses después cayo en mis manos este artículo y allí estaba Candelas, una numeraria que lleva ya doce años en ese hospital y ahora dirige la escuela de enfermeras. Viendo las fotos de Kinshasa uno de los asistentes a la cena decía: "hay que ser muy humildes para enterrarse así en un país que no es el tuyo". Desde luego en Kinshasa es muy difícil que te den el Nobel de investigación médica, pero estoy segura de que un trabajo así no se queda sin recompensa. Más información