domingo, 28 de febrero de 2010

Semana cultural

La semana pasada tuve que dar una charla a estudiantes sobre formación cultural y me vi obligada a concretarme algo práctico para salir de la mediocridad, porque sobre la teoría (lo que les expliqué) no tenía ni media duda. San Josemaría siempre animaba a adquirir toda la cultura que uno pudiera, porque un cristiano, un apóstol necesita preparación para hacer más eficaz su tarea de presentar el Evangelio.
Una de mis excompañeras siempre se reía de mi afición diaria a mirar en el periódico las conferencias del día: a mi sorpresa ante un hallazgo interesante, siempre seguía la cruda realidad de comprobar que el pluriempleo me impedía culminarla. Así que mi deseo viene de lejos, pero los resultados, a pesar del esfuerzo de concreción, no han variado demasiado:

Domingo: exposición sobre las momias -y otras maravillas de la cultura universal- en el Canal. ¡Lo consigo!
Miércoles
: a las 8.20 de la tarde me decido a arañar por fin 45 minutos para ir a la biblioteca, cerrada por obras desde el día anterior.
Jueves: renuncio a comer un sandwich para ir a ver a los impresionistas en la Sala Mapfre, porque alguien tiene que quedarse de guardia.
S
ábado: se anuncia una película y me encuentro con Soy leyenda, un guión apocalíptico plagado de zombis, del que desisto a los 25 minutos.
Después de esta intensa experiencia cultural, hoy que ha salido el sol, ¡me he ido de paseo con una amiga!

2 comentarios:

Dyas dijo...

También estuve en los impresionistas, en la Sala Mapfre, pero el acontecimiento que me encanta será este domingo en Cibeles-Puerta del Sol... ¡Estaremos allí a las 11!

Una ex compañera morriñosa dijo...

Angi no desistas de la agenda cultural y q ver si quedamos para un desayuno, la gastronomía es cultura :)