lunes, 30 de noviembre de 2009

A nueve días de la Inmaculada

Hoy que comienza la Novena a la Inmaculada he recordado cómo vivimos en el Opus Dei esa costumbre. Se procura tratar más a la Virgen a lo largo de esos nueve días, demostrándole el cariño con una oración mejor hecha, ofreciéndole algunos detalles o sacrificios y sobre todo, esforzándonos por trabajar con más intensidad. Hay personas que piensan quizá que vivir la Novena supone acudir a la serie de Misas que se celebran para jóvenes en algunas iglesias. Eso está genial y ayuda a crecer en la devoción a la Virgen, y también cuesta, pero no es lo más esencial, porque en cualquier caso la Novena es algo personal. Hay gente que esos días lo que hace es rezar muy bien el Rosario.
El fundador de la Obra tenía un gran amor a la Virgen y compuso el librito
Santo Rosario, precisamente para hacer más fácil ese rezo y la contemplación de los misterios, desde un enfoque muy básico; el protagonista es como un niño que contempla las escenas. Lo escribió en la iglesia de Santa Isabel de Madrid, precisamente al acabar la Misa y mientras daba gracias a Dios por la Comunión, un día de la novena de la Inmaculada de 1931. Es muy práctico.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Dos sagrarios

Hace unos días me mandaron un enlace a un confidencial en el que se hablaba del Sagrario más alto de España. En una de las denominadas Cuatro Torres que se acaban de inaugurar en Madrid hay una pequeña capilla donde se guarda el Santísimo, a iniciativa de un grupo de trabajadores. El 3 noviembre aparecieron unos carteles en el ascensor que anunciaban su apertura y desde entonces está abierta para que pueda ir quien quiera a rezar. Allí trabajan unas tres mil personas, entre oficinas, un hotel y las tres embajadas.
Hoy me han contado que también en la ciudad financiera de un gran banco de las afueras de Madrid se instalará pronto otra capilla a petición de los empleados. La verdad es que las dos cosas me han parecido animantes y tenía ganas de contarlas. Así que ya está.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Rally de negocios

El domingo pasado a las 5 de la mañana M. Ángeles salió rumbo a Valladolid con una furgoneta cargada hasta los topes. El destino era el mercadillo de Cantarranas y para eso se había levantado a las 4... Querían vender un montón de trastos, ropa y adornos a bajo precio, recogidos previamente de casas amigas, para sacar un pellizco y poder contribuir a pagar unas obras de remodelación en un casa de retiros que se encuentra a 11 kilómetros de Madrid: El Teso. Tuvieron que esperar una larga cola, porque ninguna tenía DNI de Valladolid y en el reparto de puestos no tenían prioridad.

Al final, comenzó la venta. Me contó que una señora les preguntó si eran de Cáritas. Cuando le dijo que no, que ella era del Opus Dei -numeraria auxiliar- no daba crédito. "Pero si los del Opus Dei son ricos...", argumentaba. A ella le dio la risa, claro. Pasada la sorpresa, la señora se lo tomó con interés -supongo que le impresionó su audacia- y les compró por valor de casi 100 euros, una cuarta parte de lo que obtuvieron esa mañana. Al marcharse, les pidió el teléfono y les dijo que le avisaran si volvían, que ella era de Valladolid y llevaría su carnet para que no perdieran tiempo en la espera. A eso se le llama colaborar. La relación del Opus Dei con Valladolid siempre fue buena. Estos días acaba de celebrarse el 70 aniversario del primer centro.

domingo, 8 de noviembre de 2009

¿Cuántos fieles tiene el Opus Dei?

He ido a La Almudena con una amiga y sus dos hijas. Una de ellas tiene el nombre de la patrona de Madrid. Querían llevarle flores, rezar una Avemaría y besar el medallón, aprovechando que es la víspera, porque mañana las colas llegan hasta la calle... De San Josemaría y la Virgen de la Almudena ya he hablado otras veces. En la catedral hay una capilla que lo recuerda y hemos pasado por allí. Me hizo gracia ver cómo ella explicaba a las niñas que ese señor fue un amigo de sus padres. Por lo que sé, son supernumerarios desde hace mucho tiempo. Les contaba que cuando los abuelos se casaron, les escribió una carta y les felicitaba. Como numeraria, siempre he leído con cierto interés como desde los primeros años del Opus Dei, el fundador de la Obra ya impartía formación a personas casadas y las animaba a mejorar en su vida cristiana y eso que entonces no había posibilidad jurídica -no la hubo hasta 1948- de que se unieran al Opus Dei. La Obra sin supernumerarios estaría coja, constituyen el 70 por ciento de los 88.904 fieles que tiene la Prelatura. Los datos son fiables, están actualizados a 21 de octubre en un cuadernillo especial que difunde la Oficna de Información, al que de paso hago un poco de propaganda, pues su esfuerzo les costará editarlo con lo anárquicos que somos...