miércoles, 8 de abril de 2009

Lavado a dos euros

Visita familiar. Mi madre tiene médico y aprovecho el día previo al puente para acompañarla y ahorrarle el kilómetro largo hasta la consulta. Al acabar entramos en la parroquia, está empezando un retiro de preparación a la Semana Santa. Predica un sacerdote de la Obra y asisten un puñado de señoras de la comarca. Dice que va a ser más breve que otras veces y enseguida adivino el porqué. Hay una impresionante cola para la confesión. La Semana Santa es un buen momento para ponerse en paz con Dios.
Al acabar me acerco a un lavado de coches que se llama Lavamanía: por dos euros, sí , 2 euros, paso la manguera a poca, mucha presión, con jabón, con aclarado, con brillo y la dueña hasta me regala servilletas grandes para secar los cristales. El coche queda reluciente, adiós polvo, mosquitos de carretera y otras cargas recogidas durante estas semanas... Con el coche limipio me siento casi como Fernando Alonso.
La confesión es gratis, totalmente gratis y ni siquiera tienes que manejar la manguera. ¿Se puede pedir más a la Misericordia de Dios?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bueno, claro que no cuesta dinero la confesión, pero lo que es costar, sí que cuesta ¿eh?
Ah, a mí el lavado de coche me sale a 1 euro.
Suerte.