sábado, 4 de abril de 2009

Espíritu de mortificación

Varias amigas mías están en Roma ahora mismo, después de unas cuantas horas de viaje en autobús. Acuden al Congreso Universitario -UNIV- y a celebrar allí la Semana Santa. Este año tiene un comienzo muy especial, pues el domingo de Ramos participarán por la mañana en la Eucaristía que presidirá Benedicto XVI en San Pedro del Vaticano. Durante esa Misa jóvenes de la diócesis de Madrid recibirán la Cruz y el Icono de la Jornada Mundial de la Juventud, con lo que ya comienza la cuenta atrás para la convocatoria de agosto de 2011, que será en Madrid.
Debe ser impresionante trasladar una cruz -pasa de mano en mano- precisamente estos días que recordamos la Pasión del Señor. Es como convertirse en Cirineo. Aunque me gustaría mucho estar en Roma mañana, me animo pensando que también aquí se puede ser cirineo o cirinea. Ofrecer detalles costosos y vivir estos días con afán de Penitencia. El espíritu de mortificación en las cosas ordinarias, aceptando las pequeñas contrariedades, los dolores de cabeza, los fracasos que hay en toda actividad, es algo que intentamos vivir todos los del Opus Dei. Meditar el Via Crucis ayuda. Yo suelo leer el que escribió San Josemaría y también uno de Ernestina de Champourcin.

3 comentarios:

http://dyas-castilla.blogspot.com/ dijo...

Trasladarán la cruz de mano en mano como si fuera la Antorcha Olímpica? Tengo que enterarme de esto!
Afán de penitencia, con este dolor de estómago que me está atenazando día y noche, voy que me las pelo.
Bonito Vía Crucis.

Ángel dijo...

Y los que no somos del Opus Dei también nos esforzamos. Eso es lo bueno, que en la Obra no hay nada que no esté ya en la Iglesia, salvo lo propio de su espiritualidad, porque el Opus Dei es de la Iglesia Católica.

Angi Burt dijo...

Castilla, cuídate el estómago que la vida es larga...
Ángel, gracias por la apreciación, das en el clavo: no hay que dar nada por supuesto.