miércoles, 25 de marzo de 2009

Quiero ser mono

A la vista del cuidado que recibe una cría de mono ligur, rechazada por su madre por tener el pelo de otro color, he decidido terminantemente que quiero ser mono. En sus seis días de vida, ya ha recibido toda clase de atenciones, los cuidadores del Zoo de Sydney se disputan darle de comer y a cada hora aparecen familias dispuestas a adoptar a la pequeña Elka... así que, sin más dudas,
¡me hago mono!
El domingo, en la concentración por la vida, llevaré un gran cartel anunciándolo. "Adiós al lince, prefiero ser mono
".
Ver vídeo aquí.

jueves, 19 de marzo de 2009

Actualizar la vocación

Hay un botón en Windows que se llama actualizar y que me recuerda mucho lo que todos los del Opus Dei hacemos en la fiesta de San José, el 19 de marzo. Ese día actualizamos, renovamos nuestro compromiso cristiano de buscar la santidad.
Casi sobrecoge esta frase de "buscar la santidad", pero en realidad en eso estamos los del Opus Dei, en intentar practicar las virtudes, sobre todo la caridad con todas sus manifestaciones, pero también otras muchas como la justicia, la laboriosidad, la alegría, la fortaleza...
Cuando los matrimonios celebran aniversarios o los trabajadores alcanzan fechas redondas en sus empresas, hay siempre algún tipo de homenaje o reconocimiento de su familia o de sus compañeros. Los de la Obra también celebramos de manera especial esta fecha, que nos recuerda los años que llevamos respondiendo a Dios, que en realidad tomó la iniciativa en la llamada. ¿Cuesta ser fiel un año, dos años? No más de lo que cuesta serlo un día, el día de hoy.
Esta actualización de hoy me recuerda un canción de Peter Gabriel, Solsbury Hill. Sería bonito traducir la letra pero no quiero cansar. Para todos los que hoy renuevan su llamada, Feliz Día de San José.

lunes, 16 de marzo de 2009

África y las necesidades materiales

Hace unos meses estuvo en Madrid una Supernumeraria de un país africano por un motivo profesional y acudió al centro del Opus Dei para asistir a una de las clases de formación semanales que todos los de la Obra tenemos y que llamamos círculo. También aprovechó para conocer algunas iniciativas de personas de la Prelatura y para hablar con mucha gente. Al marcharse, la que la había acompañado en sus correrías le preguntó: Bueno, ¿y qué es lo que más te ha impresionado de todo lo que has visto? Ella, sin dudarlo, le dijo "la cantidad de cosas que se necesitan aquí para vivir"...
Me he acordado de esa pequeña anécdota cuando hoy he leído unas declaraciones de Francis Arinze, un cardenal nigeriano, en vísperas del viaje de Benedicto XVI a Camerún y a Angola. También el cardenal decía: en Europa, los jóvenes tienen muchas oportunidades, en general, sobre la comida... "Y la naturaleza humana tiende a olvidar a Dios cuando el hombre tiene muchas cosas materiales". Creo que el mensaje del Papa Benedicto XVI para la Cuaresma da en el clavo cuando pone precisamente el acento en el ayuno y en el desprendimiento de tantas cosas innecesarias.

martes, 10 de marzo de 2009

Políticos audaces


Hace unos días leí la noticia de que Ronald Reagan intentó convertir a Gorbachov durante varios encuentros que tuvo con él en los años 80. En realidad, Reagan tenía el convencimiento de que la libertad religiosa era de uno de los valores fundamentales y que si en la entonces Unión Soviética se daba algún pequeño paso en esa dirección, de ahí no se podrían derivar más que bienes para la sociedad rusa.
Reagan hablaba con Gorbachov fuera de todo protocolo, en unas reuniones personales, que sorprendían hasta a sus colaboradores. No era una postura política, una estrategia planificada ni nada por el estilo. Era el resultado de su convencimiento y de su propia fe, que le llevaban a querer para todos -también la numerosa población soviética- esa amistad con Dios de la que él disfrutaba. En un momento delicado de la conversación, Reagan le mostró la carta hallada en el bolsillo de un soldado ruso , que horas antes de un ataque bélico, se encontró hablando a un Dios recién descubierto, sobre el que nunca nadie le había instruido.
Reagan no era un oportunista; la misma actitud la tenía con su propio hijo que, en aquella temporada, había vuelto la espalda a Dios. Algunos podrían pensar que quizá era algo payaso o trágico o que estaba marcado por su vena de actor. Yo prefiero pensar que Reagan era profundamente optimista y por eso mismo audaz. Su actuación me ha recordado el punto 118 de Surco.

lunes, 2 de marzo de 2009

Desaceleración

Después de un fin de semana con mi madre, he vuelto con el ritmo rebajado. Camina bien, pero naturalmente no a mi velocidad... Esa desaceleración me ha venido estupenda para mi siguiente meta. El martes, o sea, mañana, comienzo mi retiro, como ya anuncié, así que os libráis de mí, al menos hasta el domingo.
Hay una frase que me ha gustado de la última película que vi. Decía algo así como "Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes de futuro". Voy al retiro decidida a no pensar en el futuro sino en el presente. Y a escuchar, más que a hablar, siguiendo el consejo de SB. De paso, ayunaré algo (de internet), que tampoco viene mal desengancharse un poco, para empezar más libres la Cuaresma. Y también rezaré por todos-as.