martes, 24 de febrero de 2009

Un buen sistema de seguridad

El otro día en el solar de la futura parroquia de San Josemaría había una pequeña hoguera y varios gitanos se calentaban al calor de las llamas. Me sorprendió porque el edificio prefabricado ya ha empezado a levantarse y pensé que no habían puesto un buen sistema de seguridad. Después me enteré que a uno de los gitanos (los otros debían ser sus amigos) lo había contratado el constructor por unos meses para cuidar el solar por las noches y evitar los robos. Me he imaginado que a San Josemaría le habrá dado cierta risa desde el Cielo -es un decir-, pues con los gitanos de Madrid siempre tuvo buenas relaciones y ahora son ellos los que están cuidando su prefabricado.
Uno de aquellos gitanos madrileños de los años 30 está representado precisamente en la capilla que se hizo en recuerdo del Fundador del Opus Dei en La Almudena. Allí hay un relieve que recuerda el momento en que el santo fue a confesar a un gitano moribundo. Después del sacramento, San Josemaría le daba a besar un crucifijo, pero él, conmovido, se negaba, diciendo: "Con esta boca mía podrida no puedo besar al Señor". Muchas años más tarde el fundador de la Obra seguía recordando esta exclamación como uno de los mejores modos que había visto en su vida de manifestar la contrición.


jueves, 19 de febrero de 2009

Música para la vida

Hace un par de días se supo que el álbum más vendido del mundo en 2008 ha sido el de la banda británica Cold Play. El título, Viva la vida, me recuerda algo importante: 2009 es el año de oración por la vida.
La letra del Cold Play habla de romper el ciclo de la muerte... muy sugerente.


lunes, 16 de febrero de 2009

Test de alegría

El otro día tuvimos la charla de vida cristiana y Marta propuso abordar la alegría (será por la coyuntura...). Como somos bastante democráticas, la resolución se aceptó y aquí estoy pensando en esa virtud. A veces parece que el cristiano tiene obligación de ser feliz. "Hazles comprender que no tienen en el mundo otro deber que la alegría", decía Paul Claudel... Yo, a la alegría, le encuentro un soporte sobrenatural muy claro: la fe. Me gustó mucho leer esta frase de Benedicto XVI, referida a la muerte de su madre: "Cerró para siempre los ojos, pero la luz de su bondad permaneció y para mí se convirtió cada vez más en una demostración concreta de la fe por la que se había dejado moldear. No sabría señalar una prueba de la verdad de la fe más convincente que la sincera y franca humanidad que ésta hizo madurar en mis padres y en otras muchas personas que he tenido ocasión de encontrar". ¿Qué tiene la fe que moldea y aporta tanta humanidad?
Y luego, a la alegría le encuentro una palanca mucho más pedestre y eficaz: el deporte. No sé si esto lo aprobaría un teólogo, pero cada partido de tenis es una puesta a prueba de esta virtud. Unas veces ganas y otras pierdes, y además de dar efecto a la pelota, hay que aprender a conservar el humor y a reírse de los fracasos. Que le pregunten a Nadal...
Por si mis explicaciones son escasas o algo parciales, recomiendo ampliar aquí.

jueves, 12 de febrero de 2009

Luces y sombras en el Opus Dei

El otro día estuve en misa en la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles y aproveché para saludar a mi patrona, que de ahí viene mi nombre -Angi- además de ser una preciosa canción de los Rolling, aunque dudo mucho que mis padres pensaran en eso cuando vine al mundo.
Desde hace unos meses en esa iglesia hay una capilla lateral con un cuadro que representa el momento de la inspiración del Opus Dei a San Josemaría. Fue el 2 de octubre de 1928, mientras rezaba en la calle García de Paredes y oía a lo lejos las campanas de esa parroquia. Pero el fundador del Opus Dei no empezó a difundir la llamada a la santidad y al apostolado -ése es el mensaje central- entre mujeres hasta dos años más tarde, el 14 de febrero de 1930. También el 14 de febrero de 1943 hubo un empujón a la extensión del Opus Dei entre los sacerdotes. Así que es un aniversario doble. No soy de grandes solemnidades, pero el calendario me recuerda de dónde vengo y a dónde voy. Los Rollings, en Angie, hablan de las nubes que a veces cubren el camino, con un deje de tristeza. A mí, precisamente, me parece que ahí está la gracia del asunto; en cualquier camino hay luces y sombras, alegrías y obstáculos que superar. Lo pienso celebrar pensando en todos.

viernes, 6 de febrero de 2009

Buscando trabajo

Ayer estuve con dos amigas, Julia y Josefina. Josefina lleva más de medio año buscando trabajo, se dice pronto. Es uno de los 3,3 millones de parados, pero además es de origen mexicano y madre de un hijo, con lo que es fácil adivinar la dificultad que eso supone. Después de la última entrevista fallida, me decía ¿tú crees que en España son racistas? Silencio. Le echamos la culpa a la crisis.
La verdad es que no pierde el humor. Siempre ha sido muy optimista, que es el mejor modo de afrontar la situación. Desde la semana pasada estamos rezando la Novena del Trabajo, una oración a San Josemaría, a la que siguen unos pequeños textos sobre el valor del trabajo, la vida familiar, la contribución al bien común... Ella dice que está enganchada y tiene que hacer esfuerzos para no saltar páginas y leerse lo del día siguiente. Yo creo que, además, quiere acabarla cuanto antes, para ver si el trabajo sale de verdad.