martes, 20 de enero de 2009

Vida cotidiana en el Opus Dei


Mi centro
no es muy grande, pero aun así hay muchas cosas que gestionar en la vida cotidiana. Hacer comidas para doce, lavar sábanas y toallas, que no se acaben las bombillas ni el detergente, etc. etc. Una de las numerarias que vive allí, la administradora, se ocupa de coordinarlo todo, de pensar los menús, hacer los pedidos de comestibles y organizar el trabajo de las personas que colaboran. Su ocupación profesional es ésa y cobra su sueldo, tiene seguridad social y una futura jubilación, aunque bien me consta que no lo hace por un motivo económico, como tampoco lo hacía y sigue haciéndolo mi madre.
A mí, la Administración -así se llama en el Opus Dei a este equipo de personas- siempre me ha impresionado, desde que, como aficionada dediqué dos semanas de vacaciones a las tareas domésticas en un Colegio Mayor. Aparte de mejorar algunas técnicas de cocina o limpieza, en trabajos que ya conocía de colaborar en mi propia casa, descubrí que se puede hacer lo mismo con otra actitud, que te lleva a mirar continuamente las necesidades del otro y a querer hacerle la vida grata. En aquel lugar había también numerarias auxiliares -en mi centro actual no las hay-, pero el espíritu con el que ellas hacían las cosas lo sigo viendo reflejado hoy en mi casa cuando Eli, una señora rumana que trabaja algunas tardes, se ofrece a arreglarme los pantalones que se me caen o me plancha una camisa a todo correr cuando me ve apurada. Son las ventajas de tener familia.
PD: la foto no es de Eli sino de Meryl Streep, que protagoniza una comedia sobre una escritora de libros de cocina que se estrenará este verano en Estados Unidos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y si no hay numerarias auxiliares en tu centro ¿quién curra ahí? ¿Gente contratada para el servicio doméstico?

Angi Burt dijo...

Pues como digo, trabaja Eli por las tardes, que es una buena profesional. Y otra señora contratada varias horas por la mañana. El resto del trabajo se hace por turnos, como buenamente se puede: las cenas, la compra, etc., aunque evidentemente a veces no salga tan bien.

Anónimo dijo...

Bueno, entonces no habrán muchas en tu centro, porque con solamente 2 señoras...
Saludos. Me gusta tu blog!