sábado, 27 de diciembre de 2008

Mis dos familias

Estas fiestas mi madre está más acompañada que otras veces porque algunos de mis hermanos que viven lejos se han acercado para pasar con ella la Nochebuena y la Navidad. Como hablamos frecuentemente, procuraré ir a verla cuando vuelva a quedarse con poca compañía.
Digo algunos de mis hermanos, porque otros tres no podrán ir tampoco, cada uno por motivos diferentes, pero principalmente por el mismo que yo, porque tienen su propia familia y en estos días no se pueden desplazar.
Hace varios años que tengo dos familias, pero no porque mi padre o mi madre se casaran varias veces ni porque lo haya hecho yo -menudo conflicto-, sino porque las personas con las que vivo en el Centro del Opus Dei, otras diez numerarias, son mi nueva familia, también numerosa, con ellas comparto el día a día, mis dificultades laborales y, por supuesto, también las fiestas.
Me he encontrado con este post que lo explica muy bien. Podéis leerlo aquí.

2 comentarios:

Ángel dijo...

Muy bien explicado. Y el ambiente de familia de los centros también lo veo, y procuro vivirlo, cuando estoy en uno de ellos. Aunque yo sea cooperador.

Altea dijo...

La celebración de la navidad en los centros mola muchísimo más que en algunas familias.
Que se lo pregunten a algunos.
Feliz Navidad!