viernes, 19 de diciembre de 2008

El zoo de Belén, ovejas incluidas

He encontrado un texto que explica muy bien qué hacían los pastores aquella noche de Belén. La zona era tierra fértil, como un oasis en el desierto, con temperaturas suaves en invierno. Por esos, los pastores trashumantes llegaban hasta allí con sus rebaños y, por las noches, hacían guardia para que nadie les robara y en éstas les sorprendió el ángel.

Seguramente (esto es de mi cosecha), tras el anuncio de que el Mesías había nacido muy cerca, se dirigirían al portal a toda mecha, acompañados por las ovejas. Las ovejas siguen siempre a sus pastores y no me imagino que alguien que vela por turnos el ganado, con la responsabilidad de hacer bien su trabajo, se escape después corriendo dejándolas solas... Así que es muy posible que, junto al portal, no solo hubiera una oveja sino muchas. ¡Menudo ruido meterían con sus balidos!

Lo de los pastores y sus rebaños viene en el Evangelio, pero lo de la mula y el buey, no hay quien lo encuentre, porque procede de Isaías. Es una alusión del Antiguo Testamento, incorporada a la representación del portal, queriendo hacer ver que en Cristo se unen la iglesia de los judíos y la de los cristianos. Hay un relato de Benedicto XVI que aclara todo sobre estos dos animales. Pero ya no sigo porque esto se está convirtiendo en un zoológico.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Nice fill someone in on and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Thanks you seeking your information.