sábado, 18 de octubre de 2008

Semana de caza

Llevo toda la semana de caza. Intentando cazar una plaza en las clases de tenis en un polideportivo municipal. El viernes hice una prueba y, entumecida como iba, aun coloqué algunas bolas. La paciencia del profe me hizo reanimarme. Al acabar le dije una frase "puedo hacerlo mucho mejor", que resumía mi estado. Me parece que creyó en mí porque me animó a insistir y a seguir: la prueba es solo el primer paso, luego hay que conseguir que haya hueco en tu horario y matricularse... (ya he pasado por cinco polideportivos).
Por la noche teníamos en mi centro círculo breve. Es una reunión corta, para repasar alguno de los puntos que vivimos en el Opus Dei; todo muy sencillo como se verá. El primer aspecto era "Examen". Procuramos hacerlo en algún momento del día, para reflexionar, pedir perdón a Dios o darle gracias, porque con su ayuda, también hay cosas buenas. El examen es importante para ver si estamos apuntando o perdemos la ruta. Y para corregir lo que haya que cambiar. Muchas veces el examen termina como la prueba del tenis "puedo hacerlo mejor". Y también Dios y el entrenador se asemejan un poco: me animan a seguir intentándolo al día siguiente.

3 comentarios:

Ángel dijo...

Bien, ese entrenador tiene futuro. Ahora que lo acompañe con el cómo mejorar.

Anónimo dijo...

UNa pregunta, he oido que en el Opus, sobre todo los que no se casan no están nunca con hombres. Me extraña porque tu ahora hablas de tu entrenador ¿o es una entrenadora?

Angi Burt dijo...

Pues, anónimo, ni entrenador ni entrenadora... lo que toque, porque es un polideportivo municipal!!
Lo de entrenador es quizá algo exagerado, porque es un profesor/a que trabaja para el Ayuntamiento, y una clase en la que suele haber de 4 a 8 participantes, al aire libre. Como ves, nada exclusivo, pero se aprende.
Lo de no estar nunca con hombres creo que es difícil, por no decir imposible: seis hermanos, siete compañeros en la sección de mi periódico en otros tiempos, varios jefes, colegas, etc. y podría seguir... Pero de todo esto lo que a una numeraria le importa es el fondo -lo que se denomina celibato en términos técnicos- y quizá lo cuente más despacio en otra entrada. Gracias por la pregunta. ¿Quién eres?