lunes, 13 de octubre de 2008

Católico y primer ministro

Por varios medios me ha llegado la noticia de que un japonés católico, Taro Aso, ha sido elegido primer ministro. Tiene 68 años y su nombre cristiano es Francisco, en honor al jesuita San Francisco Javier, que evangelizó su país. Aso ha sido ya ministro de Japón en otras épocas, así que lleva dedicado cierto tiempo a esta actividad. Pienso que precisamente de su mentalidad cristiana, le vendrá el deseo de participar en la construcción de su sociedad y su interés hacia el bien común. No creo que a nadie se le ocurra pensar que es la Iglesia católica -una religión minoritaria- la que está gobernando Japón, desde que han elegido a Taro Aso.
Recuerdo una homilía de San Josemaría, Amar al mundo apasionadamente, en la que desarrollaba esa misma idea. Decía el fundador de la Obra que el cristiano procura adquirir una buena preparación intelectual y profesional y se forma sus propios criterios, que le llevan a actuar en consecuencia. Pero, "a ese cristiano jamás se le ocurre creer o decir que él baja del templo al mundo para representar a la Iglesia, y que sus soluciones son las soluciones católicas a aquellos problemas". Por eso es fácil encontrar católicos en diferentes partidos; o personas del Opus Dei que trabajan para la política con diferentes visiones.
PD: por si acaso no me he explicado bien, aclaro que Taro Aso, hasta lo que yo sé, no pertenece al Opus Dei, pero, como decíamos, eso es algo personal...

1 comentario:

gueRRera de la LUZ dijo...

Muy buena esa homilia de San Josemaria, la acercó Lidia desde su blog (mi dia a dia en el Opus Dei).

Un saludo.

In Corde Christi