viernes, 5 de septiembre de 2008

¿Qué es un santo?

Esta semana he pensado bastante en los santos, personas que han culminado su paso por la tierra y que han amado a Jesuscristo profundamente. Leía un libro de Romano Guardini -Introducción a la Vida de Oración- y entendí mejor por qué la Iglesia los pone como referencia: son ejemplo de identificación con Cristo. Aunque quizá su vida sea muy distinta a la nuestra, siempre podremos aprender de ellos algún aspecto de su manera de vivir la fe y de amar a Cristo. Hay muchas personas en el santoral de los que no conocemos la historia. Vivieron hace siglos, pero su amor a Dios, su caridad, resulta un buen ejemplo de hasta dónde se puede llegar. Conozco la vida de San Josemaría Escrivá y me ayuda su ejemplo. Hace años leí una biografía de John Henry Newman, después cardenal de la Iglesia Católica y ahora ya muy cerca de los altares, y también me ayudó mucho. Era pastor anglicano y, tras una búsqueda honesta en los Padres de la Iglesia, fue llegando, con la razón y la fe, a la Iglesia católica. Me impresionaron su honradez intelectual y su lealtad a Dios. Por ser coherente con su proceso de conversión interior, fue perdiéndolo todo: prestigio, un puesto en la universidad, un modo de vivir acomodado, amistades, etc. pero ganó lo que realmente importa. Como los santos gozan de la gloria de Dios, además de ofrecernos un ejemplo, son buenos intercesores.


No hay comentarios: