lunes, 1 de septiembre de 2008

Discriminación positiva

Antes de cerrar mis recuerdos de Inglaterra quería hablar de una iniciativa en un barrio de Londres que se llama Baytree Centre. Allí, más de cien voluntarias enseñan inglés y las habilidades básicas para la búsqueda de empleo a muchas mujeres inmigrantes con algunas subvenciones y donativos. También acuden jóvenes, desde los 10 años, que pueden beneficiarse de un programa de apoyo al estudio, con tutoras que les explican dudas y les orientan para que no dejen la escuela... Es lo que se llama discriminación positiva.
Beatriz, una de las profesoras, me contó que la última semana de agosto, las de 16 a 18 años, tenían un campamento en una ciudad de la costa. Se hacían la comida y aprendían a convivir. El mero hecho de compartir la mesa era una novedad, pues no estaban acostumbradas a esos encuentros familiares, es decir, normalmente comen cualquier cosa a cualquier hora; comer con otras personas les daba apuro, porque nunca lo habían hecho.
A Baytree acuden mujeres de muchos países y culturas, precisamente porque la mentalidad cristiana que hay allí, como en otras inicaitivas del Opus Dei, es la de abrir los brazos y acoger a todos. El próximo otoño van a tener una gran celebración e inauguran un oratorio. Unas familias españolas regalaron lo necesario para celebrar la primera Misa.

2 comentarios:

Marta Salazar dijo...

Angi!

muy bien!!!

es lo que yo digo que debía hacerse también en Alemania (donde vivo) y en toda Europa (una amiga mía ya lo hace en la Rep. checa con los trabajadores ucranianos de la industria automotriz y sus familias):

hay que preocuparse de los inmigrantes! que -aunque algunos no lo acpeten- son el futuro de estos países que tienen una pirámide demográfica invertida!

wow! eres una de las primeras mujeres europeas (entre mis amigas hispanoamericanas, hay más que piensan así) que conozco, que piensa como yo en este y en el otro tema (el de educar a los hijos para que aprendar a trabajar bien y evaluar bien las tareas del hogar),

te pondré algunos enlaces! un abrazo!

Angi Burt dijo...

Muchas gracias, Marta, por tus palabras positivas. Cambiar la cultura es un reto. Ya somos más.