martes, 15 de julio de 2008

Un gato para Benedicto XVI

El Papa recarga las pilas en Sydney. Me ha gustado ese titular y me alegro de que Benedicto XVI pueda hacerlo. Son ocho horas de diferencia con Europa y, además, allí están en invierno. Ahora que ha llegado a Australia, la mente de los cristianos está allí, rezando por Él y por este encuentro de jóvenes de todo el mundo. Ayer ya eran 215.000 los peregrinos.
En su primer mensaje el Papa ha hablado de dar soluciones a la pobreza y a la injusticia, y ha animado a buscar a Cristo. "Si quieres seguir siendo joven", dijo, "busca a Cristo". También definió la Jornada de la Juventud como "una gran fiesta de la fe que abre nuevas fronteras de unión entre las culturas". Por cierto, me enteré que los organizadores regalaron al Santo Padre un gato, para que le acompañe estos días, pues saben que le encantan esos animales. ¿Quién lo adoptará después? Para los que quieran ampliar dejo aquí más datos de la estancia, la dirección de un blog que sigue paso a paso los actos y la página oficial con el calendario y los mensajes en castellano.

1 comentario:

Marta Salazar dijo...

qué dulce el detalle del gatito, no?

saludos!