domingo, 27 de julio de 2008

Dirección espiritual, prudencia, acierto

Todos los cursos de comunicación institucional hablan de las cualidades del jefe de prensa: prudente, positivo, con iniciativa, simpático... A veces siento ganas de decir: pero ese genio ¿dónde está? Oye, que los periodistas no somos perfectos...
Después de Misa en la parroquia de mi barrio, hoy es domingo, me ha venido a la cabeza nuevamente la descripción del jefe de prensa. Hablaban del Rey Salomón (un rey del Antiguo Testamento, famoso por sus decisiones justas) y he vuelto con una idea clara: pedir a Dios, como él hacía, acierto en su modo de gobernar. Acierto es la versión light de la virtud de la prudencia, una de las cuatro básicas en la vida cristiana. En el Opus Dei, la prudencia hace bastante falta, o al menos, a mí me lo parece. Muchas personas se acercan buscando consejos, sugerencias para mejorar su vida cristiana y no se puede responder con ligereza. Es la dirección espiritual en versión democrática. Se supone que como eres algo más experimentada en la vida cristiana y procuras profundizar en los aspectos de doctrina católica, con la ayuda del Espíritu Santo podrás dar alguna idea a los demás que les sirva para enfocar la vida.
Las conversaciones de ayuda espiritual exigen responsabilidad y comprometen con frecuencia a rezar mucho más, porque por encima de todo está la libertad de las personas y a veces la única respuesta es: piénsalo tú; pregunta a Dios qué es lo quiere de ti en esto; reza y decídelo. Para más detalles, he encontrado esta entrada sobre lo mismo.
Pensándolo bien, encuentro más difícil esto que la tarea de jefe de prensa.
Como hoy me ha quedado esto muy serio, os dejo una canción con una música estupenda. La letra la entiendo menos. Es un gran tema del Rise & Fall. En éste CD colabora Sting



2 comentarios:

Ángel. Miblog dijo...

Siempre resulta fresco pasarse por aquí y leer rasgos del espíritu de la Obra. Gracias.

Marta Salazar dijo...

Edith Stein decía algo así que, cuando ella aconsejaba a alguien, aprendía con ella, iba junto con ella...

lo de la versión democrática, no lo entendí...

saludos!