viernes, 27 de junio de 2008

La fiesta de San Josemaría


Ayer, 26 de junio, fue la fiesta de San Josemaría. Habitualmente, este día se vive con más alegría porque, aunque es la fecha en la que murió Josemaría Escrivá de Balaguer -en 1975-, ahora que la Iglesia lo ha canonizado sabemos que está en el Cielo.
Siempre le pido algunas cosas ese día de fiesta, porque pienso que a los amigos y compañeros de recorrido nos debería tratar bien y la verdad es que mi experiencia no falla. Ayer, al ir a la catedral a una Misa de celebración, me golpearon el coche por detrás. Estábamos todos parados en una retención en la M30 y primero oí un fuerte ruido; luego otro, y, finalmente, uno más suave: que fue a mí. Aparte del susto, estaba el hecho de que el coche -como ya bien se sabe no era mío-, pero en este caso no era el Opel viejo... (hubiera sido un favor) sino un Peugeot 105 (sí, 105) prestado. Me lo dejó una numeraria que está fuera de España por unos meses.
Pensé: vaya lío, Josemaría, en un día como hoy... y no llego a la Misa de la Catedral. A ver cómo arreglas esto... Todos al arcén, las luces de emergencia, salida del coche... Eramos cuatro vehículos. ¿A ver quién me ha dado a mí? Voy a mirar y... ¡nada! Un apretón de manos y hasta la vista. Mi protector no falla. Y lo mejor estaba por llegar; un 3-0 contra Rusia. San Pelayo y San Josemaría se portaron muy bien en su día.

3 comentarios:

Fui del Opus Dei dijo...

Excelente blog, si te vas a Inglaterra, como pones unos post anteriores, no dejes de actulizarlo, por favor.

Angi Burt dijo...

Gracias. No me he ido a Inglaterra todavía... Lo que ocurre es que me cambio de casa, o sea, de centro del Opus Dei, y ando acelerada... Eso lo contaré en cuanto pueda, que también tiene su aquel en la vida de los numerarios y numerarias.

Guillermina dijo...

Es la primera vez que encuentro tu blog buscando numeraria opus dei, y me parece que es donde te corresponde, porque justo es lo que yo buscaba: tu blog
una lectora asidua