domingo, 18 de mayo de 2008

Reconstituyente

Hoy ha sido la Confirmación de Lía, María, y de 55 personas más. La Iglesia estaba a reventar de gente. Parecía un calco de Pentecostés, cuando los apóstoles salen a predicar a todos los pueblos. A simple vista, se podían reconocer personas de bastantes nacionalidades, razas y edades. Detrás de mí, un grandísimo alemán se quejaba de que los chavales no le dejaban ver a su "ahijada", otra alemana que minutos antes se le había acercado para intercambiar los últimos saludos.
Como madrina, tuve que poner la mano sobre el hombro izquierdo de Lía; salvando las distancias, me sentía como un caballero medieval o más bien como Indiana Jones, ahora que estamos de estreno de película. Pero, en este caso, las condecoraciones, si se puede hablar así, se fueron todas para mi ahijada. El Obispo dijo la fórmula y se confirmó su fe. Tengo que decir que también la mía se confirmó a la vista de los 57. Quizá porque eran adultos y lo hacían con pleno convencimiento. Ahora nos quedan aun cuatro clases para acabar el programa y ahí siguen las dos al pie del cañón. Con este refuerzo del Espíritu Santo, temo la avalancha de preguntas. ¡Sálvese quien pueda!

1 comentario:

Yu dijo...

Angy, I love Indy, me encanta que lo pongas, ahora solo falta que cuelgues la banda sonora