miércoles, 30 de abril de 2008

Catequesis de confirmación

Lía y María se van a confirmar. Desde hace varios meses les estoy dando unas clases en el centro del Opus Dei, algo que como numeraria ya he tenido que hacer varias veces. Reconozco que tienen mucho mérito, porque es algo más que incoporar a su jornadas. Las dos trabajan y Lía , además, está casada y tiene una niña de tres años. Colocar la clase cada vez es un reto, porque cuando no salen los resultados de un banco -María trabaja en una financiera-, la niña de Lía se resfría en la guardería. Por fin ayer conseguimos los papeles necesarios para llevarlos a la Parroquia y estamos en la cuenta atrás. Además de pasarlo muy bien con ellas, lo que más me gusta de las clases es el estímulo que suponen para mí: primero, porque veo su interés y el sacrificio que ponen; segundo, por las ganas que tienen de aprender y lo que aprenden. En la última sesión comenzamos a repasar, siguiendo el Catecismo de la Iglesia, los primeros puntos del Credo, quizá los más difíciles, porque hablan de la Santísima Trinidad y del Espíritu Santo. En un momento dado, Lía me dijo: "Ya lo entiendo, el Espíritu Santo es el que se encarga de mover mi alma, para que yo quiera mejorar y cambiar". "Así es", dije y pensé: "la lección me la ha dado ella".

domingo, 27 de abril de 2008

Disfrutar con la guitarra de Clapton



Acaba esta semana que, para mí, ha sido intensa... Gracias a María Jesús he descubierto este vivo de Eric Clapton -Layla- que aquí os dejo. Aun recuerdo cuando buscaba este disco para el hermano de una amiga en las tiendas de Amsterdam. Muchas veces pienso en la diferencia que hay entre una música buena y otra que no lo es. Este vídeo es un ejemplo de lo primero.

viernes, 25 de abril de 2008

miércoles, 23 de abril de 2008

Lecciones de humanidad

Es el día del libro y querría rendir un pequeño homenaje a uno de mis libros favoritos, Surco. Como ya adivinan algunos su autor es Josemaría Escrivá. Para mí, es un libro muy práctico, tremendamente humano. Creo que da en el clavo al describir algunos aspectos de la personalidad o de su ausencia... Los dos capítulos que me gustan especialmente son Generosidad y Ciudadanía. Recomiendo echar un vistazo a los puntos 302 y 303. Surco tiene ya 22 años y por primera vez se ha editado en Costa Rica. También que hay una página de descarga, donde se pueden escuchar puntos. Enhorabuena a los promotores.

lunes, 21 de abril de 2008

God bless America

Estos últimos días he estado de viaje y no me ha sido muy fácil seguir con el blog, y tampoco seguir con otro de mis intereses: el viaje del Papa a Estados Unidos. Hoy, con más calma, he tratado de releer alguno de sus discursos que se encuentran en la Red. Me han gustado mucho las palabras dirigidas a los Obispos, en las que les recuerda que la fe ha de impregnar todos los aspectos de la vida y que la religión no puede considerarse algo privado. Siempre había pensado que Estados Unidos no cojeaba de ese pie, por aquello de "In God we trust" que aparece en los billetes de dólar y tantas otras manifestaciones religiosas que con gran naturalidad se muestran en las películas. Pero ya se ve que la falta de coherencia, como la desaceleración económica, es un mal común.
Solo vi unas pocas imágenes en directo de la visita, las de sus saludos en la Zona Cero. No ha trascendido nada de lo que les dijo, pero creo que Benedicto XVI con las manos y los ojos lo decía todo.
Para quien quiera leer más le recomiendo esta web de Aceprensa; recoge lo principal.

viernes, 18 de abril de 2008

Intimidad, intrusión, internet

Una empleada ha perdido su empleo por criticar a su jefe en un mail privado, dirigido a una lista de correo. No se sabe cómo sus críticas llegaron a oídos de su jefe a través de alguno de los amigos (?) de la lista. Hoy la chica está despedida y ha puesto una demanda contra los del grupo de correo. ¿Se puede hacer público un mail que tiene unos destinatarios concretos? ¿se puede sacar a la luz el contenido de un mail así? Ya sé que la ética en internet está en mantillas y que mucha gente cree que porque algo circule en en la Red es de todos y se puede manejar, utilizar, criticar o desvelar... ¿Es justo hacer eso?...
Se me viene a la cabeza una comparación sencilla: ¿qué pasaría si yo robara de uno de los buzones de mi edificio una circular dirigida a uno de los socios de una empresa y utilizara su contenido para desvelarlo a la competencia?

martes, 15 de abril de 2008

Mirando al mar

Esta es una de mis fotos favoritas; no por las proporciones -se ve que mi avatar baila en un sillón demasiado grande-, si no por el paisaje que se adivina. Entre los barrotes está el mar y eso siempre inspira. Desde que la hice la semana pasada, me ha venido varias veces a la memoria. Ya queda menos para el verano...

domingo, 13 de abril de 2008

Vocación profesional, vocación personal

Ayer coincidí con una profesora de Comunicación que también es numeraria del Opus Dei. Oyéndola hablar aumentó mi entusiasmo por esta profesión, que, por otra parte, siempre me ha acompañado. Ella decía que el periodismo es un saber práctico, que aborda temas de fondo, aunque tratados epidérmicamente (muy cierto); y que, mal que nos pese, es fuente de autoridad pública, porque trata de acciones humanas, de valores que tenemos o echamos en falta. Pensé en mis comienzos y recordé los dos objetivos con los que emprendí estos estudios: buscar la verdad y servir a la sociedad.
Ella aseguraba que, después de la vocación a la Obra, lo más grande que le había sucedido en esta vida es su vocación profesional, su vocación de comunicadora. Yo pensaba que, en mi caso, fue precisamente al revés: a través de mi vocación profesional -que, aunque suene a risa, ya tenía clara a mis 19 años- llegué a entender mi vocación al Opus Dei como numeraria. Se me abrió una gran luz al comprender que podía santificarme con ese trabajo que tanto amaba.

jueves, 10 de abril de 2008

Pataleo real


El martes estuvo en mi centro una amiga. Era su cumpleaños y habíamos quedado para celebrarlo. Lo que no sabía es que venía con criatura incorporada- Pedro José- que acababa de cumplir un año. A Pedrito ya lo conocía yo de muchas otras ocasiones, pero hacía un par de meses que no lo veía.
Nada más llegar ella me anunció que quería confesarse, pues el sacerdote estaba en ese momento libre y ahí empezo todo... Me dejó al niño, con la siguiente sugerencia, "Tú, enséñale a rezar mientras me confieso". Miré el reloj y calculé lo que tardaría en empezar a berrear... Ni 5 minutos, pensé. Nos paseamos por el oratorio arriba y abajo. Ante una sagrada familia bastante simpática no pestañeaba, miraba fijamente al Niño, como si reconociera a alguien muy familiar. Con el relieve del Ángel de la Guarda, empezó a hacer pucheros... y ya la lámpara del Sagrario le debió parecer un cacharro horrible. ¡La que se montó! El sacerdote tuvo que acabar los consejos a toda prisa... Pedrito tardó media hora en recuperarse y yo, más o menos algo parecido. Hasta le tuve que regalar mi paquete de kleenex. Después sonreía el muy gamberro. Y ella tan contenta.

lunes, 7 de abril de 2008

Sorry, sorry





Después de una primavera adelantada durante todo el fin de semana, hoy está nublado y parece que va a llover. Menos mal que el Atlético goleó ayer al Almería. Lo siento por el equipo almeriense. En desagravio le dedico esta canción.

viernes, 4 de abril de 2008

Ganarse el pan

Hoy he vuelto por Second Life, porque quería darme un paseo después de tanto tiempo... Bishara estaba vacía y en Bahati Island, la isla de al lado, tampoco encontré a nadie. Por dos veces he intentado subir a una avioneta, pero lo más que he conseguido es sentarme al revés, mirando a la cola... y claro así no había modo de que se pusiera en marcha. Ante el fracaso, me he acercado a Butterfly Island. Aquí sí que había más gente, supongo que por lo fácil que es ganar dinero. Después de pinchar en un panel, un cartel me ha anunciado que estaba en el camping Butterfly y que si permanecía 10 minutos, ganaría 2 dólares. Dicho y hecho. Me he quedado por allí y por fin he recuperado mi primera y máxima fortuna en Second Life: 2 dólares Linden.
Tanta facilidad me ha hecho recordar mi paseo de ayer tarde al cajero, para sacar unos cuantos euros por las colaboraciones de tres meses que me acababan de pagar... Comparando, me quedo con esto último. Prefiero ganar el pan con el sudor de mi frente. Ni en Second Life se me olvida que lo mío es santificarme con el trabajo...
PD: La foto (no soy yo) la saqué de un folleto; el muñeco de nieve está ya medio derretido.