domingo, 9 de marzo de 2008

Sonreír es gratis

Tengo una amiga que tiene un coche bastante viejo, de esos que casi no se ven, pero es pequeño y cabe en cualquier parte y eso en Madrid es una suerte. Hace tiempo llegábamos a toda mecha a la Feria de Madrid a no se qué convocatoria de prensa y entrábamos prácticamente derrapando... No llevábamos la entrada de prensa, así que al bajar la ventanilla ante el chico del párking, ella le explicó cordialmente que a la salida se la daríamos porque llegábamos por primera vez e íbamos a recogerla. Daban un pase -parking gratis- por cada día del certamen.


Al día siguiente se repitió la operación y, al bajar la ventanilla y antes de que ella pudiera dar ninguna explicación, el guarda dijo:
- Sí ya sé, las periodistas, pasen.
Ella se sorprendió de que nos hubiera reconocido en un párking con tantísimas plazas y coches, y después de pensarlo un poco, le contestó:
- Ah, claro, el coche; un coche así no pasa despercibido...
Y él le respondió:
- No, no es el coche; es la sonrisa.

No hay comentarios: