lunes, 31 de marzo de 2008

Happy birthday

Hoy es el cumpleaños de una de mis mejores amigas. La conozco desde los 13 años. Tiene una gran virtud, la de escuchar. Y todo el calor de la gente del Mediterráneo. En un momento crucial en mi vida -mi encuentro con la vocación como numeraria del Opus Dei- supo escuchar y tuvo la prudencia de dar un buen consejo. Siempre le he agradecido su imparcialidad y el respeto con el que mira mi modo de creer en Dios. En otro tiempo también compartíamos eso; ahora, como ella dice, su fe está en barbecho. Pero yo no me lo acabo de creer.
El sábado santo nos dimos un paseo que me hizo olvidar que los años han pasado. Ahora acabo de hablar con ella para felicitarle. Está a la espera de un diagnóstico que le llevará -o no- a una segunda operación de tumor cerebral. Dios la quiere más que yo, estoy segura.

2 comentarios:

Ángel dijo...

Encomendaremos

Anónimo dijo...

Sí, la amistad es lo más grande. Pediré por tu amiga.