viernes, 4 de enero de 2008

Siguiendo la estrella

Quedan dos días para la fiesta de Reyes. En España celebramos mucho la llegada de los Magos al portal, para adorar al Niño Jesús. Cuando pienso en ellos no deja de sorprenderme su fe y su perseverancia algo que solía repetir el fundador del Opus Dei. Seguir una estrella -la vocación- tantos kilómetros debió de ser una aventura. Nada que ver con el París-Dakar que acaban de suspender. Entonces no había ni logística ni móviles ni equipos médicos... Lo siento por los que sacaban de esto algunos ingresos para el año.
Vuelvo a la fiesta. Esta semana me he encontrado a varios niños asomados a la ventana, mirando al cielo y tratando de descubrir la estrella de Belén, la que guió a Melchor, Gaspar y Baltasar. En algún momento yo también he mirado para arriba, mientras tarareaba una conocida canción. La verdad, no estoy muy segura de si se habrán enterado de mis deseos, porque lo que yo quiero pedir no lo he escrito: no cabría en una carta. Siempre me queda la esperanza de que los Reyes son magos y lo adivinan todo.



1 comentario:

Alter ego (el otro yo) dijo...

Hola vengo del blog de exnume y he visto su link,pues he aprovechado para ver su blog.
Que tengas un Feliz Año Nuevo.