viernes, 25 de enero de 2008

Reconocer los errores

Roger Federer ha caído. No pudo con Djokovic. Si hay algo que me gusta de algunos deportistas es su capacidad para reconocer los errores. "Es mi propio error, probablemente", dijo al acabar el partido. Esta franqueza me deja muda. Se aprende mucho viendo las reacciones de la gente.

Las numerarias del Opus Dei también tenemos muchos errores y eso lo descubren enseguida los que me conocen. Pero yo, como Federer, no dejo de entrenar. Por cierto, hoy he estado jugando a tenis. ¡por fin! He llegado con tanta fuerza que mis contrincantes me han tenido que pedir que suavizara el revés... ¿Y si llegara yo también al Open de Australia?

3 comentarios:

Yu dijo...

Angi, cuanto tiempo!!!! he estado de expedición en la selva, sin internet, dos meses y cuando vuelvo al trabajo y a la civilización me encuentro que gracias a tu blog no me he perdido nada. ¡Gran invento esto de la red! ¿Te das hoy una vueltecita por Caledonia y hablamos?

Marta dijo...

La analogía me parece buena, y además eso nos pasa a todos.. sigue con el blog

Guillermina'web dijo...

Tienes una etiqueta demasiado larga, te debe faltar la coma entre las palabras.