viernes, 16 de noviembre de 2007

Tecno-dependientes

O sencillamente incapaces. El caso es que cada vez dependemos más de la técnica. Hoy en el hospital, mientras mi madre y yo esperabamos el ingreso, se ha estropeado la impresora del ordenador de admisiones. Y por esta gracia la, en principio, breve intervención ha durado toda la tarde. Sí, no era una avería en el quirófano, una fuga de gas o un incendio. No, una simple impresora ha servido para colapsar el hospital durante un par de horas. En fin, excepto este pequeño detalle todo ha ido bien, mi madre ya tiene nuevo cristalino y hemos hecho algunas amistades en la sala de espera.

2 comentarios:

Yu dijo...

Me alegro mucho de que haya ido bien. Hay unas impresoras con manivela y pedales que nunca fallan...

guiller dijo...

También en el Clínico no funcionaban los ordenadores, parece que hoy era el día....