lunes, 5 de noviembre de 2007

Sólo para ricos, guapos y listos

He encontrado el testimonio de un columnista americano, Mark Pikup, con esclerosis múltiple. Su vida desde hace veinte años avanza pegada a una silla de ruedas. Su visión es optimista, aunque, de tejas para abajo, muchos días tendría motivos para quedarse en un rincón. Es columnista en un periódico. Como él confiesa, "no le es posible trabajar" en el sentido literal de la expresión, pero todos estos años ha llenado su vida tratando de servir a los que se enfrentan a la misma enfermedad y también recordando a la sociedad, desde su tribuna, "la inviolable dignidad de la vida humana -incluso de una vida humana imperfecta-, como la mía". En el mensaje del Opus Dei -reconoce Mark- ha encontrado el apoyo y la ayuda para acercarse más a Dios y servir a los demás a través de sus circunstancias cotidianas.
La vida de Mark no admite dudas y cuando oigo a algunos aquello de que el Opus Dei es sólo para gente rica y lista... todavía me da una ligera risa (pienso en mí) y siempre cuento lo de Gabriel, spanish cien por cien.
Hace muchos años Gabriel Robledillo trabajaba en un matadero de aves en Tarragona y así resumía su encuentro con el Opus Dei. "Como no tenía estudios, mi trabajo en la empresa era de aprendiz, lo mismo mataba pollos que los limpiaba (aquí decía algo más concreto) o los cargaba en camiones para repartirlos por los mercados. Un día un amigo me invitó a una conferencia: allí se decía que trabajando se daba gloria a Dios y que todos los trabajos, hechos con amor, eran iguales para Dios...". A Gabriel se le abrieron unos ojos como platos. "Mi trabajo en el matadero de aves me sirve para santificarme, si lo hago bien y pongo amor al hacerlo", descubrió. Han pasado más de treinta años y ahora, Gabriel, agregado del Opus Dei, es licenciado en Filología Hispánica y trabaja en un colegio.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Angi te has pasado al fotorrealismo por lo que veo...

Guillermina'web dijo...

Este es de los post mejores que has escrito, ahora la foto de las pobres aves...es 'sin comentarios'

Francisco Alejandro Ceballos dijo...

En primer lugar es siempre una grata sorpresa encontrar un blog como este. Es increible como existen historias de conversiones profundas enmarcadas en situaciones de dolor que para muchos resultan inaceptables y repulsivas. Junto a Mark pongo a Gerardo, un joven padre de familia que padece de esclerosis lateral. Ver como su enfermedad ha sido el sacramento de su conversión nos recuerda que el misterio de la Cruz es real, y que el realismo cristiano está abrazado a la Cruz. Hoy por hoy, Gerardo está muy mal, ya ha perdido casi por completo la movilidad y la capacidad de hablar, pero es feliz. Para un mundo hiperhedonista que pretende evadir o esconder la realidad del sufrimiento, y la gracia que de él procede, este tipo de testimonios no dejan de ser un signo de contradicción.

Angi Burt dijo...

Muchas gracias, Francisco.
Creo que los que se asomen por aquí, pocos o muchos, rezarán por Gerardo. Todos necesitamos esos ejemplos.
Saludos.

Rod the Mod dijo...

La vida de Mark, en realidad, es como la de todos nosotros. Vivimos en un valle de lágrimas y el dolor es nuestro seguro compañero tarde o temprano. Es así de sencillo, algunos lo aceptaremos gustosos imitando a Cristo y otros se amargarán en su desesperación.

PD. ¿No somos ricos, listos y guapos?. Vaya, pues ojo ein? que Ros the Mod es un Baldomero: joven, guapo, rico y con dinero.

Saludos y enhorabuena por el blog

Angi Burt dijo...

Y, tú, Rod, ¿no tienes blog? Porque facilidad para escribir tienes bastante. Descúbrete...

Isa dijo...

¡Jajaja! Me ha hecho gracia el título por qu euna amiga mía me dijo hace unos años lo mismo: el Opus es para ricos, listos y guapos...yo le dije...¿pero es que me ves así?

Gracias por tu entrada; me ha gustado mucho leer esos testimonios de gente tan valiosa y tan cerca de Dios.

Un besico,

Isa.

Angi Burt dijo...

Gracias, Isa. Otro para ti. Algo me dice que eres aragonesa...