martes, 7 de agosto de 2007

Amigos del Opus


Como decía ayer, una de las ventajas de agosto es que los horarios reducidos dan un poco de margen para ver a los amigos. Ayer recibí la llamada de Elena, la conozco desde hace muchos años, cuando fuimos las dos residentes del Colegio Mayor Somosierra. Llevaba semanas queriendo llamarla para, entre otras cosas, preguntarle como iba su embarazo. Al final, ha sido ella la que se ha adelantado. Hemos desayunado juntas y hemos hablado de mil cosas... bueno sobre todo de Laurita, que si Dios quiere, nacerá en octubre.


Elena está guapísima y lleva muy bien su primer embarazo. También hemos hablado del Colegio, de amigas comunes y del Opus Dei porque aunque Elena ya no va por ningún centro tiene mucho cariño al Opus Dei, le reza a San Josemaría Escrivá y, de vez en cuando, se acerca a alguna charla de formación cristiana.


He llegado al trabajo más contenta; es un privilegio mantener el contacto con tanta gente a la que quieres y que te quieren y es un placer la amistad. Encarnita Ortega, una de las primeras numerarias del Opus Dei (con la que coincidí en un par de ocasiones) que vivió muchos años en un centro del Opus Dei en Valladolid hablaba siempre con muchísimo cariño de sus amigos y amigas. Hay un libro que recoge muchas anécdotas de su cariño y dedicación a sus amigas. Lo recomiendo, se llama Páginas de amistad


Por cierto, ahi va una foto que envía mi amiga Yu (sigue en Caledonia, su lugar favorito) pero de Yu hablaré otro día.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que hizo Encarnita, la protagonista del libro para ser feliz? Pero como se puede decidir el futuro con solo 21 anos? Si hay algo que me deja perplejo es que haya personas que puedan ser fieles a una idea, un proyecto, una pareja durante tantos anos, porque -sin ofender- en la foto ya no parece ninguna nina...
Ciao!
(Perdon por las faltas, pero este teclado no tiene acentos...)

Angi Burt dijo...

Veo que algo conoces de la vida de Encarnita Ortega. Al Fundador del Opus Dei le gustaba identificar dos términos felicidad y fidelidad. Encarnita fue muy fiel a su vocación a Dios y gracias a esa fideldad fue también muy feliz, aunque no le faltaron sufrimientos.

Diana Lyles dijo...

Hola, yo leí una vez algo sobre una numeraria llamada Guadalupe que era profesora de Química y vivió en México cuando todavia no estaba allí el Opus Dei,creo. Decían que esa seňora es santa o, bueno, casi. ¿Qué ha pasado con ese caso? ¿Lo ha aceptado el Vaticano? Muchas gracias

Diana